Algunos Fragmentos sacados de la

rima XI de Gustavo Adolfo Becquer

 SOLEDAD

 

Joana voy a expresarte

con el corazón en la mano,

que la vida es muy triste,

cuando intentas ser ¡humano!.

Cada vez que pienso

en esas horas, de noche,

y de insomnio lentas pasar,

 buscando a esas personas

 que te quieran "escuchar".

Cuando mi pausada voz

como me dice alguna,

empiezo a hablar, hablar…

hay algunos que dicen:

¿cuándo se callará?,

pero tengo, este gran defecto

que no puedo remediar.

Siempre intento buscar

 una persona amiga,

que  quiera conversar.

Pero surge en mi mente,

 

un solo pensamiento

 algunas te comprenden,

y lo intentan demostrar,

pero siguen esas preguntas,

que te voy a narrar:

"Cuando la muerte vidrie

de mis ojos el cristal,

mis párpados aún abiertos

¿quién los cerrará?".

Cuando la campana suene

(si es que suena en mi funeral),

una oración, al oírla,

¿quién murmurará?.

Cuando mis pálidos restos

oprima la tierra ya,

sobre la olvidada fosa,

¿Quién vendrá a llorar?

¿Quién, en fin, al otro día,

cuando el sol vuelva a brillar,

de que pasé por el mundo,

¿Quién se acordará?.

Por eso sigo, con mi pensar

cuando mi trémulo cuerpo

tienda próximo a expirar,

buscando una mano amiga,

¿Quién la estrechará?

No te pongas triste,

amiga, ¡intenta comprenderme!

y aprovecho tu comprensión,

y que puedas entenderme.

 

!Gracias Joana¡, ¿de un futuro amigo?, quizás… y algo +,  el tiempo lo dirá.

10 de Septiembre 2002 (3,00 horas (A.M.)  el mismo día en que cumplo cincuenta y ocho años.

 

Anuncios