LA MUERTE (PUNTO DE VISTA BÍBLICO Y CIENTÍFICO
 
Cese de todas las funciones vitales; por lo tanto, lo contrario de la vida. (Dt 30:15, 19.) En la Biblia, se aplican las mismas palabras del lenguaje original que se traducen "muerte" o "morir" tanto al hombre como a los animales y plantas. (Ec 3:19; 9:5; Jn 12:24; Jud 12; Rev 16:3.) Sin embargo, en el caso de los humanos y los animales, la Biblia muestra la función esencial de
la sangre en mantener la vida al decir que el "alma de la carne está en la sangre". (Le 17:11, 14; Gé 4:8-11; 9:3, 4.) Tanto del hombre como de los animales se dice que ‘expiran’, esto es, ‘exhalan’ el aliento de vida (heb. nisch·máth jai·yím). (Gé 7:21, 22; compárese con Gé 2:7.) Y las Escrituras muestran que tanto en el hombre como en los animales la muerte sigue a la pérdida del espíritu (fuerza activa) de vida (heb. rú·aj jai·yím). (Gé 6:17, nota; 7:15, 22; Ec 3:19; véase ESPÍRITU

LA VIDA Y LA MUERTE DE MI MADRE. diferencia en las dos fotografías un año… Nacida el 8-6-1915 falleció el 7-2-2007, LAS 5 DE LA MAÑANA. Murió en mis brazos, con la Fe puesta en la Resurrección. Fui testigo directo, de su muerte, aunque es la cuarta vez que he visto morir a seres queridos. Nació en el seno de una familia Católica practicante, y en vistas de los cambios de actitud de familias católicas, se acercó, primero simpatizante, y luego se convirtió a la Fe de los Testigos Cristianos e Jevová. Yo nací en el seno de una familia, (mi madre y mi abuela materna católicas y mi padre republicano y con ideas comunistas (ateo).  Vi morir a mi abuela materna, yo tan solo tenia 8 años, y la misma noche que la enterramos, yo me acosté en la misma habitacíón, sin miedo alguno, ya que tanto mi madre con su creencia y mi padre, siendo ateo, me dijeron que la muerte era un acto natural en el ser humano. y que todas las, decía textualmente, que todas las "supercherías que la gente creía sobre los muertos, todo era mentira". Mi intención no es explicar mi vida entre dos creencias opuestas, sino más bien informar, sobre la base real, científica i religiosa, (documentada) de lo que es la muerte. Para la mayoría de las personas, es "tabú" incluso algunas tiene cierto recelo y miedo a los muertos, debido a las enseñanzas infundadas sobre la muerte. Mi madre siempre hacía referencia al "CREDO NICENO" que la Iglesia Católica preconiza:

 " Creo en un sólo Dios,
Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un sólo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres, y
por nuestra salvación bajo del cielo,
y por obra del Espíritu Santo se
encarnó de María, la Virgen, y se
hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció
y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según
las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para
juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo recibe
una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una,
santa, católica y apostólica.

Confieso que hay un sólo Bautismo
para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén."

http://www.labibliaonline.com.ar/WebSites/LaBiblia/Oracion.nsf/Indice/CredoNiceaConstantinopla?OpenDocument

Debido a esto, y tratando con amigas católicas, que creían en muchas cosas menos, en esa resurrecion prometida, primero se volvió una católica (no practicante), pero como tenía esa inquietud religiosa en cuanto la muerte, entendió bajo su punto de vista que el concepto de la Confesión religiosa TJ. le llenaba más espiritualmente. Y a la muerte de mi padre en el 1975, fue cuando empezó a relacionarse y estudiar el concepto bíblico de sus creencias, CUATRO años más tarde se bautizó. y murió con esa misma fe.

  Según la Biblia, ¿qué es la muerte?

  1. Es interesante ver la consonancia existente entre estas declaraciones bíblicas y lo que científicamente se denomina el proceso de la muerte. En el hombre, por ejemplo, cuando el corazón deja de latir, la sangre cesa de transportar los nutrientes y el oxígeno (que se obtiene al respirar) a los miles de millones de células del cuerpo. Sin embargo, según se señala en The World Book Encyclopedia (1987, vol. 5, pág. 52b), "cuando los pulmones y el corazón dejan de funcionar, puede decirse que la persona está clínicamente muerta, aunque no tiene que significar necesariamente que se haya producido la muerte somática. Las células del cuerpo viven aún varios minutos, de modo que si el corazón y los pulmones reanudan su funcionamiento y suministran a las células el oxígeno necesario, aún es posible reanimar a la
    persona. Al cabo de unos tres minutos, comienzan a morir las células cerebrales, las más sensibles a la falta de oxígeno. Al poco tiempo, la persona estará muerta sin posibilidad de reanimación, y el resto de las células irá muriendo gradualmente. Las últimas en morir son las células óseas, capilares y dérmicas, cuyo crecimiento puede continuar durante varias horas". Así que aunque es evidente que la respiración y la sangre son necesarias para mantener la
    fuerza activa de vida (rú·aj jai·yím) en las células, también se hace patente que la muerte no solo se debe a que cesa la respiración o a que el corazón deja de latir, sino a que la fuerza de vida o espíritu desaparece de las células del cuerpo. (Sl 104:29; 146:4; Ec 8:8.)
¿Por qué morimos los humanos?.
La primera mención de la muerte en la Biblia aparece en Génesis 2:16, 17, cuando Dios le dio al primer hombre el mandato de no comer del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo. La violación de aquel mandato traería según se menciona en la Biblia, como consecuencia la muerte.  Sin embargo, en el caso de los animales, la muerte ya debía ser un proceso natural, pues no se hace ninguna alusión a ellos cuando la Biblia relata cómo se introdujo la muerte en la familia humana. (Compárese con 2Pe 2:12.) Por lo tanto, Adán entendía la gravedad de la desobediencia, que, como le había advertido su padre celestial, se castigaría con la pena de muerte, pena que sufrió por incurrir en ese pecado. (Gé 3:19; Snt 1:14, 15.) Con el tiempo, su pecado y el fruto de este, la muerte, se extendieron a toda la humanidad. (Ro 5:12; 6:23.)
 
En ocasiones se recurre a ciertos textos para intentar probar que, al igual que los animales, el hombre fue creado para morir con el tiempo; entre esos textos están la referencia a que la duración de la vida del hombre es de unos ‘setenta u ochenta años’ (Sl 90:10) y el comentario del apóstol acerca de que les "está reservado a los hombres morir una vez para siempre,
pero después de esto un juicio". (Heb 9:27.) No obstante, estos textos se escribieron después de que la muerte se introdujo en la humanidad, y se aplican a los humanos imperfectos y pecadores. La impresionante longevidad de los hombres antediluvianos ha de considerarse como al menos un reflejo del enorme potencial que posee el cuerpo humano, un potencial mucho mayor que el de los animales, aunque se hallen en las circunstancias más favorables. (Gé 5:1-31.)
 
Como ya ha quedado demostrado, la Biblia no deja lugar a dudas, y relaciona la aparición de la muerte en la familia humana con el pecado de Adán. Puesto que el pecado ha apartado de Dios a la humanidad, se dice que toda se halla en "esclavitud a la corrupción". (Ro 8:21.) Tal esclavitud se debe al fruto corrupto que producen las obras del pecado en el cuerpo, de modo que todos los que desobedecen a Dios están bajo el dominio del pecado y son esclavos suyos "con la muerte en mira". (Ro 6:12, 16, 19-21.)
 
Se dice que Satán o Satanás "OPOSITOR EN HEBREO" (ese ángel de Dios se apartó) y por medio del engaño y la mentira (diabolos)= "mentiroso" "dio lugar el medio para causar la muerte" (Heb 2:14, 15) y se le llama "homicida" (Jn 8:44), no necesariamente porque produzca la muerte de manera directa, sino porque lo hace al servirse del engaño y la seducción al pecado, al inducir o fomentar el tipo de conducta que produce corrupción y muerte (2Co 11:3), y al originar actitudes asesinas en la mente y corazón de los hombres. (Jn 8:40-44, 59; 13:2; compárese con Snt 3:14-16; 4:1,2.) Por lo tanto, no se presenta a la muerte como un amigo del hombre, sino como su "enemigo". (1Co 15:26.) Por lo general, los que desean la muerte son las personas que están sufriendo un dolor tan extremo que no pueden resistirlo. (Job 3:21, 22; 7:15; Rev 9:6.)
 
La condición de los muertos.
La Bíblia muestra que los muertos "no tienen conciencia de nada en absoluto" y que la muerte es una condición de inactividad total. (Ec.9:5, 10; Sl 146:4.) Se dice que los que mueren van al "polvo de la muerte" (Sl 22:15), y que "están impotentes en la muerte". (Pr 2:18; Isa 26:14.) En la muerte no hay mención de Dios ni se le alaba. (Sl 6:5; Isa 38:18, 19.) Tanto en las Escrituras Hebreas como en las Griegas la muerte se asemeja al sueño, comparación que no solo es apropiada debido a la
inconsciencia de los muertos, sino también porque tienen la esperanza de despertar gracias a la resurrección. (Sl 13:3; Jn 11:11-14.) Al resucitado Jesús se le llama "las primicias de los que se han dormido en la muerte". (1Co 15:20, 21; véanse HADES; SEOL.)
POESIA DEDICADA A UNA MADRE

A MI MARE DE MI ARMA

Mi mare me llamó una día,
cuando vio que se moría,
y cogiéndome  la mano,
me besaba y sonreía.
Consulte con un doctor,
que mi mare se moría,
Y él me contestó llorando:
"Igual le pasa a la mía",
"la ciencia me está engañando".
Ya mi mare se murió.
Y en la tumba de mi mare
sembré flores colorás,
y las regué con mi yanto,
y aprendieron a llorar
las flores del camposanto.
A los diez años volví,
¡ y pisé un hueso´,
y dio un quejío,
y me contestó mi mare:
"No me pises hijo mío,
por que a ti, no te pisa nadie".

Poesía recitada por José Frías López (anciano de 81 años). Oída
y escrita por el Cometa Rojo en la habitación 615-616, en la cual
se encontraba ingresada, María del Rosario, compañera de residencia
que el Sr. Frías, fue a visitar al Consorci Hospitalari del Parc Taulí,
intervenida ésta de fractura de fémur derecho a las 14 horas del día 4 de
Junio del 2002. Ambos residentes, en la Residencia Sabadell, C. Antonio
Forrellad, 52, de Sabadell.
Sabadell, 6 de junio del

Para consulta, sobre el "inmortalidad del alma" escrita por una persona de confesión  evángelica, consulten la URL en la fecha 24-08-07

 

 

El cometa rojo

Anuncios