¿ASESINATO RACISTA O POLÍTICO?

¿Conspiración racial anticomunista?

WASHINGTON, Abr 5, 2002.- Un ministro protestante alegó en una entrevista con el diario The New York Times que fue su padre quien asesinó a Martin Luther King hace 34 años, y no James Earl Ray, quien fue condenado y murió en prisión. "Mi padre fue el tipo principal", dijo el reverendo de Florida (sudeste) Ronald Denton Wilson, de 61 años, agregando que su padre Henry Clay Wilson, que murió en 1990, lideró un grupo de tres conspiradores en la muerte a balazos de King. "No fue un hecho racista. El creía que Martin Luther King tenía conexiones con el comunismo, y quería sacarlo del medio", dijo Wilson sobre su padre. "Siempre decía que era un acto patriótico. Aseguró que tenía que salvar al país". señaló Wilson, quien según el diario no exhibió ninguna evidencia de su alegato, que fue tomado en serio por el FBI, aunque aún no lo ha investigado a fondo. James Earl Ray confesó ser el asesino del reverendo King, quien fue asesinado el 4 de abril de 1968 en un motel en Memphis (Tennessee, sur). Más tarde se retractó de su declaración, pero fue sentenciado a 99 años en prisión, donde murió de una enfermedad del hígado en 1998.

Wilson, pastor de la Iglesia de la Nueva Alianza en Graham, Florida, comentó que su padre, un contratista de trabajos de plomería, le anunció su plan un año antes de que sucediera. Afirmó que asistió a reuniones entre su padre y los otros dos conspiradores. Reveló que Ray era un conocido de su padre. Añadió que decidió no revelar la verdad a las autoridades porque "había jurado no darlo a conocer jamás. No iba a entregar a papá".

Sin embargo, tras la muerte de su padre decidió hablar con franqueza porque se sentía más seguro: "Todos los involucrados están muertos". "Además, quería limpiar mi alma. He cargado el peso durante largo tiempo".

King y el FBI

King tuvo una relación antagonista con la Oficina Federal de Investigaciones FBI, especialmente con su director, J. Edgar Hoover. El FBI empezó a rastrear a King y al SCLC en 1961. Estas investigaciones fueron superficiales hasta 1962, en ese entonces el FBI descubrió que Stanley Levison, el más confiable consejero de King, posiblemente estaba relacionado con el Partido Comunista de Estados Unidos. El FBI intervino las líneas telefónicas en las casas y oficinas de King y de Levison, también en los hoteles donde se hospedaban cuando estaban de viaje. El FBI también informó al entonces Fiscal General Robert F. Kennedy y al entonces Presidente John F. Kennedy, quienes fallidamente intentaron persuadir a King de que se apartara de Levison.

 

Martin Luther King. A 40 años de un sueño aun incumplido

Abril 4, 2008 en 7:24 pm (Historia, Norteamerica)

El sueño de la igualdad racial está aún pendiente

Alberto Galeano

Aquella “sinfonía de hermandad” racial que pregonaba Martín Luther King aún está pendiente de concretarse no sólo en Estados Unidos sino en el resto del mundo, al cumplirse hoy, 4 de abril, 40 años del asesinato del líder negro.

“…Tengo un sueño de que mis cuatro hijitos un día vivirán en una nación donde no se les juzgará por el color de su piel, sino por su carácter…”, dijo Martín Luther King, durante la Marcha a Washington por el trabajo y la libertad, en agosto de 1963.

Hijo de un ministro baptista y de un maestra de escuela, Martín Luther King fue un miembro activo de la conferencia de líderes cristianos sureños, quienes organizaron innumerables protestas contra la discriminación racial.

Nacido en Atlanta el 15 de enero de 1929, King predicaba la no violencia, basada en la metodología que utilizaba Mohandas “Mahatma” Gandhi en la India, cuya lucha culminó con la independencia de ese país del Reino Unido, en 1947.

King, sin embargo, no sólo se pronunció contra la discriminación racial, sino que también encabezó protestas que derivaron en la aprobación del Acta de los Derechos Civiles y el Acta de los Derechos de Votación.

En 1957 participó de la creación de la Conferencia Sureña del Liderazgo Cristiano (SCLC, en sus siglas en inglés), que luchó por los derechos civiles.

El 7 de marzo de 1965, intentó por primera vez realizar una marcha contra la discriminación racial, abortada mediante una feroz represión policial que la historia recuerda como “Domingo Sangriento”.

Su famoso discurso, llamado “I have a Dream” (Yo tengo un sueño), en el que impulsaba la igualdad y la libertad de todos los estadounidenses, fue pronunciado frente al monumento a Abraham Lincoln, en agosto de 1963.

Un año después, cuando tenía 39 años años, se convirtió en el dirigente más joven que ganó el Premio Nobel de la Paz.

Martín Luther King logró que en los estados sureños se abolieran algunas leyes discriminatorias de los negros, pero sin embargo no consiguió que los afroamericanos tuvieran plena igualdad.

A principios de la década del 60, la Agencia Federal de Investigaciones (FBI) acusó a Stanley Levison, el más confiable consejero de King, de estar presuntamente relacionado con el Partido Comunista estadounidense.

Tanto el presidente John F. Kennedy, como su hermano, Robert, quien era entonces fiscal general, trataron de persuadir al líder negro para que se alejara de Levison.

Con los años, Martín Luther King se convirtió en una figura resistida no sólo por su lucha contra la discriminación, sino también por sus protestas contra la Guerra de Vietnam y la pobreza de los estadounidenses.

El líder negro, odiado en especial por los blancos sureños, fue asesinado de un balazo por James Earl Ray, en el balcón del Lorrarine Motel, en Memphis, momentos antes de que se iniciara la marcha del 4 de abril de 1968.

“Con esta fe podremos transformar el cencerreo discordante de nuestra nación en una hermosa sinfonía de hermandad/ Con esta fe podremos trabajar juntos, orar juntos, luchar juntos, ir juntos a prisión, escalar en lo alto en busca de nuestra libertad, sabiendo que un día seremos libres”, dijo en su célebre “I have a dream”.

Al enterarse de la muerte de Martín Luther King, Robert Kennedy, quien en aquellos años luchaba por conseguir la nominación presidencial demócrata, se refirió al asesinato del líder negro en un discurso pronunciado en Indianapolis, Indiana.

A pesar de que la policía le había advertido que era peligroso, Robert Kennedy afirmó aquel día:

“La vasta mayoría de la gente blanca y negra del país quiere vivir junta; quiere mejorar la calidad de vida de nuestra gente; quiere justicia para todos los seres humanos que habitan nuestra tierra”. Bob Kennedy, quien fue asesinado el 5 de junio de 1968, (DOS MESES MÁS TARDE QUE LUHTER KING) también predijo que antes de que pasaran 50 años Estados Unidos podría tener un presidente negro.

Hoy, al cumplirse 40 años del asesinato de Martín Luther King, aquellas palabras adquieren un significado especial, en momentos en que el senador negro Barack Obama tiene grandes posibilidades de ganar la candidatura presidencial demócrata, si derrota a Hillary Clinton.

Fuente: El Diario de Paraná

Anuncios