EL ADULTERIO Y LA BIBLIA
 
 
 El adulterio es la infidelidad que se comente durante el matrimonio, y puede ser tanto del esposo como de la esposa.  La Biblia, que es la palabra de Dios, nos lo prohíbe: “No cometerás adulterio” Éxodo 20:14. Esto es un mandamiento de Dios, y la desobediencia a este y todos los mandamientos de Dios trae consecuencias a la vida de las personas, sobre todo si han sido Cristianos y ahora viven apartados de Dios por su propio pecado.

        La Fornicación son las experiencias sexuales previas al matrimonio, o entre personas que no son casadas, ya sea viudos o divorciados.  La fornicación es un pecado terrible que contamina el cuerpo. “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que cometa el hombre, fuera del cuerpo es; mas el que comete Fornicación PECA CONTRA SU MISMO CUERPO”. 1 Cor 6:18. ¡Que terrible! He aquí el porque de tanto bombardeo sexual en los medios masivos de comunicación, Satanás sabe que este pecado atenta contra el propio cuerpo, y lo destruye.  La prostitución incluye el pecado de fornicación, pero agravado pues la persona está vendiendo su cuerpo a cambio de sexo, es decir, está vendiendo el templo del espíritu, y éste se convierte en guarida de demonios la mayoría relacionados con la sexualidad y el adulterio.

“La mujer insensata se sienta a la entrada de su casa, o sobre un asiento en los lugares altos de la ciudad, para llamar a los que van pasando, a los que siguen derechamente por sus caminos…A los faltos de entendimiento dice: Las aguas hurtadas son dulces, y sabroso es el pan que se come a escondidas.” Prov. 9:13-18

Todo el libro de Proverbios nos alerta a atender los dichos de la sabiduría.  Aún que los pecados sexuales se practican y son aceptados en estos días, la excusa favorita es “Es que todos lo hacen”.  Si estás viviendo en cualquiera de estos pecados sexuales, ¡Arrepiéntete! Porque gran condenación viene para aquellos que aun sabiendo la verdad, siguen llamando a lo malo bueno.

¡Ay de los que llaman a lo malo bueno, y a lo bueno malo! Por tanto, como la lengua del fuego devora el rastrojo, y como la hierba seca se hunde en las llamas, así la raíz de ellos será como podredumbre, y su flor como polvo se levantará: Por cuanto han rechazado la ley de Jehová y han tratado con desprecio la palabra del Santo de Israel, por esta causa se ha encendido la ira de Jehová. Isaías 5:20-24

¡Terrible cosa es caer en las manos del Dios vivo!

        Si has practicado estos pecados ponte a cuentas con Dios hoy mismo, pues mañana quizá sea muy tarde: "¡He aquí el tiempo aceptable; He aquí ahora el día de Salvación”. 2 Cor 6:2

        Pídele perdón a Dios, y no peques más.  Pídele que restaure el vaso y que borre cada recuerdo y todas las consecuencias de este pecado. Que corte todo lazo que Satanás haya puesto en tu mente, cuerpo y corazón por medio de los pecados sexuales,  y renuncia a Satanás y su obra sobre ti,  Pídele a Dios que te guarde irreprensible hasta la venida del Señor. Todo esto en el poderoso nombre de Jesucristo, nuestro único y suficiente Salvador. Recuerda que Dios es suficientemente poderoso para limpiarnos, y ¡Qué Nadie llame inmundo lo que El ha limpiado!

En Su nombre  (Imagen de Jesús con la Samaritana en el pozo)

Anuncios