Muchos amigos estoy encontrando aquí, pero hoy va dedicado

a uno en especial, al maestro "al

Poeta de la Musicalidad", LEO FRANK PARK.

Mi gran amigo,
mi gran desconocido,
¿quién me dá calor?
¿quién me escucha todavía?
tiéndeme tus manos calientes,
ofréceme ese corazón
puro y limpio
que tu tienes
y mi alma siente.

No en vano busqué
el tesoro humano,
y creéme que tú

con tus poemas
me estás ayudando,
en tí lo estoy encontrando.

Si ves que todo se perdió,
siempre hay un amigo,
la persona con la que se puede
pensar en voz alta,
un fresco y dulce
aire marino
que abre mis sentidos,
és el que recibo
con tus palabras
en este mar de sueños rotos
de mi destino,
ya no hablo en soledad,
siento en mí
tus palabras
de paz y alivio.

Mil veces aparecieras
en mi vida,
mil veces te abriría
mi corazón y mi puerta,
porque Dios me ha permitido
conocer a una persona
que con sus palabras
me llena,
me dá aliento y fuerza,
un retorno a la paz,
un límite puro,
que me incita
abrir mi alma y mi corazón
a una gran persona
y un gran amigo.

Luís Francisco, que el puro rio
de esta amistad
fluya para siempre,
gracias por escucharme
y darme ese don
de palabras
que tú tienes.

Agradecido estaré
toda mi vida, gracias,
te lo mereces.
 

 

 

 

 

 

Anuncios