-Usted considera que las SICAV son auténticos paraísos fiscales.
-Las SICAV son un paraíso fiscal dentro de España. Y legalizado. Comparte elementos con Gibraltar en el hecho de que la persona que tiene dinero ahí metido no paga impuestos y con la diferencia de que, en España, las han dejado para legalizar los patrimonios de los grandes capitalistas que abarcan toda la élite del sistema, no sólo políticos, sino que se ha hablado que están alrededor de la Casa Real e incluyen deportistas de alto nivel, actores y directores como Pedro Almodóvar y comunicadores como Ana Rosa Quintana. Una SICAV es una sociedad anónima que sólo tributa el 1% del beneficio. Las grandes fortunas se han creado en torno a las SICAV porque, como no pagan impuestos, se capitalizan exponencialmente y así les va de bien, mientras que el resto de los españoles no nos podemos capitalizar, cortándonos la posibilidad de prosperar socialmente. Las SICAV fueron creadas por el gobierno socialista de Felipe González aupado por diez millones de votos de obreros, pero todos los partidos están en la pomada y el PP las ha mantenido, CiU las ha defendido, el PNV e incluso IU nunca ha hecho una denuncia efectiva. Y son un auténtico fraude de ley: tienen que tener un mínimo de cien accionistas porque se buscan que sean una sociedad de inversión colectiva, pero en realidad hay un accionista con 99,9% de las acciones y luego tiene accionistas de paja, llamados también mariachis o testaferros. Son sociedades instrumentales que han servido a los grandes capitalistas para seguir enriqueciéndose. La CNMV las ha protegido respecto al resto de los españoles.
-Se ha hablado mucho y muy mal de Gerard Depardieu y del millonario François Henry Pinault que han trasladado su dinero de Francia a Bélgica huyendo de los impuestos. Quizá usted los mira con mayor benignidad por no ocultarse a la hora de llevarse su dinero.
-Las SICAV existen en toda Europa porque están regidas por una directiva europea. Pero es interesante que, en Francia, la legislación les obliga a invertir en la industria nacional y en deuda pública francesa. Son sociedades que han sido «patriotizadas». Eso explica que Francia tenga una industria automovilística tan potente. En España, el legislador no obliga a invertir en deuda pública e industria nacional no hay. ¿En qué invierten mayoritariamente las SICAV españolas?: En economías extranjeras. El legislador francés ha sido más diligente. En España, como estamos viendo en estos días, sólo han pensado en su propio medro personal y no han tenido esa inteligencia legislativa. Francia sabía que los capitales no tienen patria y huyen y ha conseguido arraigarlos a su territorio nacional, que es lo que España nunca ha sabido hacer. Volviendo a Depardieu, lo que no puede ser es que se obligue a una persona a pagar el 75% de su renta, eso es una confiscación. Tampoco se puede permitir que pague solo el 1%. Hay un término medio, un principio de solidaridad con respecto al conjunto de tu sociedad. Tiene que salir de los propios ricos el pagar más en una situación como la de España con seis millones de parados.
Guillermo Rocafort, Analista político. Doctor en Económicas.
Sicav-4

Anuncios