la muerte de gabriel garcia marquez

Gabriel García Marquez Hoy Pisa Sin Dejar Huella

Cien años de soledad sacudió mi sensibilidad, hoy Gabriel García Marquez, se asoma a la eternidad y pisa sin deja huella. El recuerdo queda herido, y por las calles que transitaba, su ausencia está presente.

Resbala mi nostalgia, se tropieza con recuerdos, entrevistas y libros. El viento del olvido, transita estéril, Gabo al marcharse,  se instaló en la  memoria.

Cae el crepúsculo, emigran las aves, sobrevuelan los pensamientos, hay noticias que nos instalan el silencio y florece la reflexión. Aspiraré también un día el perfume de la muerte? Hoy presiento que me acecha.

se muere gabriel garcia marquez

Gabo, no es cierto, no te mueres, tú enciendes la llama del recuerdo, y cruzando el  umbral de lo conocido, nos contemplas desde la sombra transparente, quizá nos esperas, mientras nos empecinamos en pensar, que los muertos siempre son otros.

Gabriel García Márquez, hoy que te acuestas con la eternidad, renunciando a la palabra con la que amarraste mi asombro, hoy que zarpas en el océano del olvido y te fusionas con lo desconocido, hoy que abres la puerta de la ruta sin retorno, quiero expresarte mi gratitud por la fresca brisa que recreaste al contarnos historias que florecieron la imaginación. Gracias, hasta el reencuentro, en ese otro crepúsculo, donde se borra lo que fuimos y se inaugura lo desconocido.

Anuncios