Otro sitio más de WordPress.com

Archivo de la categoría: Salud y bienestar

Tess era una niña precoz de 8 años. Un día escuchó a su madre y a su Padre hablar acerca de su hermanito Andrew. Ella solo sabía que su hermano estaba muy enfermo y que su familia no tenía dinero.

Planeaban mudarse para un complejo de apartamentos el siguiente mes porque su padre no tenía el dinero para las facturas médicas y la hipoteca.

Solo una operación costosísima podría salvar a Andrew. Escuchó que su padre estaba gestionando un préstamo pero no lo conseguía.

Escuchó a su padre murmurarle a su madre, quien tenia los ojos llenos de lágrimas, "Solo un milagro puede salvarlo."

Tess fue a su cuarto y sacó un frasco de jalea lleno de monedas que mantenía escondido en el closet. Vació todo su contenido en el suelo y lo contó cuidadosamente. Lo contó una segunda vez, ¡una tercera! . La cantidad tenía que ser perfecta. No había margen para errores.

Luego colocó todas las monedas en el frasco nuevamente, lo tapó y se escabulló por la puerta trasera y caminó 6 cuadras hasta la farmacia del pueblo. Esperó pacientemente su turno. El farmacéutico parecía muy ocupado con un cliente y no le prestaba atención.

Tess movió su pie haciendo un ruido. Nada. Se aclaró la garganta con el peor sonido que pudo producir. Nada. Finalmente, sacó una moneda del frasco y golpeó el mostrador.

"¿Qué deseas?- le preguntó el farmacéutico en un tono bastante desagradable.
Y le dijo sin esperar respuesta: "¿No ves que estoy hablando con mi hermano que acaba de llegar de Chicago y no lo he visto en años?".

"Bueno, yo también quiero hablarle acerca de mi hermanito," le contestó Tess en el mismo tono que usara el farmacéutico. "Está muy enfermo y quiero comprar un milagro."

"¿Qué dices?" dijo el farmacéutico

"Su nombre es Andrew y tiene algo creciéndole dentro de la cabeza y mi padre dice que solo un milagro lo puede salvar. Así que, ¿cuánto cuesta un milagro?

"Aquí no vendemos milagros, pequeña. Lo siento pero no te puedo ayudar" le contestó el farmacéutico ahora en un tono más dulce.

"Mire, yo tengo el dinero para pagarlo. Si no es suficiente, conseguiré el resto. Solo dígame cuanto cuesta. El hermano del farmacéutico era un hombre elegante. Se inclinó y le preguntó a la niña:

"¿Qué clase de milagro necesita tu hermanito?"

"No lo se." Contestó Tess con los ojos a punto de explotar. "Solo se que está bien enfermo y mi mami dice que necesita una operación. Pero mi papá no puede pagarla, así que yo quiero usar mi dinero."

"¿Cuánto dinero tienes?- le preguntó el hombre de Chicago.
"Un dólar con once centavos"- contestó Tess en una voz que casi no se entendió. "Es todo el dinero que tengo pero puedo conseguir más si lo necesita."

"Pues que coincidencia." Dijo el hombre sonriendo. "Un dólar con once centavos, es justo el precio de un milagro para hermanos menores." Tomó el dinero en una mano y con la otra cogió a la niña del brazo y le dijo: "Llévame a tu casa. Quiero ver a tu hermano y conocer a tus padres. Veamos si yo tengo el milagro que tu necesitas."

Ese hombre de buena apariencia era el Dr. Carlton Armstrong, un cirujano especialista en neurocirugía. La operación se efectuó sin cargos y en poco tiempo Andrew estaba de regreso a casa y de buena salud. Los padres de Tess hablaban felices de las circunstancias que llevaron a este doctor hasta su puerta.

"Esa cirugía," dijo su madre. "fue un verdadero milagro. Me pregunto cuanto habría costado.

Tess sonrió. Ella sabía exactamente cuanto costaba un milagro: un dólar con once centavos más la fe de una pequeña.

 

La fe es creer que se tiene lo que no se ve. Perseverar en lo imposible" Hay una frase muy bella que dice: " Si le pides a Dios un árbol te lo dará, en forma de semilla".

Hebreos 11:1 : "Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve."

Mateo 21:22: "Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis."

Juan 15:16:"No me elegisteis vosotros á mí, mas yo os elegí á vosotros; y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca: para que todo lo que pidiereis del Padre en mi nombre, él os lo dé."

Anuncios

 

YA NO TENEMOS NADA EN COMUN

 

Mi cónyuge y yo NO tenemos nada en común. Ya no soporto vivir con ella. Somos dos mundos distintos, me frustra al no poder hacer con ella las cosas que a mi me gustan. ¿Qué puedo hacer? ¿Tengo que seguir viviendo con una persona que no comparte mis gustos, pasatiempos y aventuras?

RESPUESTA

¿Estás seguro que no tienes nada en común? Se hace difícil creer que no se tiene nada en común. Si bien es cierto que hombres y mujeres fuimos creados diferentes, tanto física, emocional, mental y hasta espiritualmente, no podemos negar que nuestro Creador puso en nosotros muchas cosas comunes.

En primer lugar Dios nos hizo diferentes para que nos enriquezcamos y construyamos un reino de lo nuestro y eso requiere años explorar, entendernos, negociar y construir. Mientras construimos ese "reino" necesitamos descubrir entre nosotros lo que sí es común.

Voy a compartir contigo amiga o amigo algunas cosas que pueden ayudarnos a descubrir lo que sí es común.

 

Primero – Dejar de fantasear. A veces no vemos nada en común en nosotros como pareja, porque hemos estado viviendo una fantasía, creíamos que íbamos a encontrar la pareja perfecta cuando nos casamos y muchos siguen casados y viviendo esa fantasía y diciendo, "no me case con la pareja ideal". Ninguno de nosotros somos perfectos. ¿De seguro que antes de casarnos, cuando sólo éramos novios, si veíamos cosas en común con nuestra pareja? ¿Dónde y cuándo se perdió lo que sentíamos por nuestra pareja antes de casarnos?

 

Segundo – Comencemos por escuchar a nuestro cónyuge. Cuando tengamos oídos para escucharlo descubriremos que en sus deseos y anhelos hay muchas cosas que podemos encontar comunes. Escuchemos a nuestro cónyuge y tomemos nota de todo lo que tengamos en común, tomemos también nota de que lo produce gozo a nuestra pareja, lo que le hace reir. Hagamos una lista de las cosas que encontramos que nos proporcionan gozo a los dos.

 

Tercero – Aprendamos a descubrir las cosas que son diferentes entre los dos y que al explotarlas nos podrían enriquecer. Recordemos que Dios nos hizo diferentes, eso nos puede dividir si lo miramos como obstáculos humanos, pero a la vez nos enriquecerá si miramos las diferencias como un regalo de Dios.

 

Parejas inteligentes las hay, y que aprenden a celebrar las similitudes y a combinarlas con las diferencia de una manera que las lleva a decirse uno al otro … ¡Te amo! y eso les permite descubrir nuevas cosas y crecer como pareja.

Miremos la vida desde otro ángulo y la "Vida" nos verá como un Constructor de Generaciones.

  

Aportación del Dr. Serafín Contreras Galeano de Renuevodeplenitud.com 

 

 

 


 

  

  
 

Maneras de vivir
 
Un hombre ya de edad avanzazada, llegó a la clínica donde yo trabajo, era muy temprano, para  curarse una herida leve, se le notaba que tenía prisa, preguntando en demasía cuanto quedaba para terminar, así que le pregunté cual era el motivo por el qué, tenía tanta prisa.
 Me dijo que tenía que ir a una residencia para desayunar con su mujer como todos los días, que residía allí, me contó que llevaba ya tiempo en ese lugar, tenía Alzheimer en estado avanzado.
 Terminando la cura de la herida, le pregunté de nuevo si ella se inquietaría mucho al llegar tarde esa mañana.
 -No, me dijo, ella ya no sabe quién soy, hace ya casi cuatro años que no me reconoce.
 Entonces le pregunté extrañado.
 -Y si ya no sabe quién es usted ¿Por qué esa necesidad de estar con ella todas las mañanas?

 Me sonrió y dándome la mano me dijo: -Ella no sabe quién soy yo, pero yo si sé muy bien quién es ella.
 

Anónimo

  Contribuído del espacio de: FAMILIA MAROSA

http://groups.msn.com/FamiliaMaRosa

 

 

 
 
 

 


  

 

 

 

EVANGELIO, Ángel = mensajero; evangelio=noticias, POESÍA basada en párrafos bíblicos: (S. Mateo,11:28; 10:27; 13:10-15; 22:1-14),  (libro de los Salmos 34:2) (Hechos de los Apóstoles 2:13) (1ª Epístola de S. Pedro 4:11) (Libro del Apocalipsis 14:1-4; 5:9,10; 20:6; 21:9,10,2; 19:7; 25;6-13).

 

BUENAS NOTICIAS
 
 

Como un vaso de agua fresca en un día de verano
son las verdades del Reino para todo ser humano.
Para aquél que pone oído a la clara explicación,
se vuelve en él una fuente para impartir salvación.
 
Pero alguno ensimismado no acepta el buen alimento,
diciendo que se alimenta con el "YO" que lleva dentro,
otro dice que la fuente es tan sólo un espejismo,
utopía del ingenio, o un exceso de optimismo.
 
Yo entonces me pregunto, ¿Quién puede cambiar la historia?
y decir que Jesucristo a su Padre no dio Gloria;
Él dijo: "El Reino de Dios se asemeja a un gran banquete"
que un Rey poderoso hizo, invitando a mucha gente.
 
Más todos muy ocupados rechazaron la invitación
matando al Emisario que el mismo Rey les mandó.
¿Pero acaso aquella boda ya no se ha de celebrar?
Se celebra de seguro, con su número cabal.
 
¡Quién pudiera ser amigo de los novios de esta boda
y participar del gozo, de su día y de su hora!
algunos millones que habitan sobre la Tierra
reciben muy jubilosos tan gloriosa BUENA NUEVA.

 

                                               Anónimo